Brioche portugués


La receta de hoy es un dulce que compartieron en el fascinante grupo "Cocinar con Thermomix" de Facebook (el cual os recomiendo). En ocasiones pasa que alguien comparte una receta y distintas personas se lanzan a hacerla poniendo el resultado. Esta fue una de ellas y la verdad es que no me arrepiento para nada de haberme atrevido.

Es muy sencillo de hacer y no necesitarás más que ingredientes de fondo de despensa. La ventaja de este brioche es que no lleva tanto azúcar como un bizcocho, por ejemplo, si bien sobre la receta original yo creo que le aumentaría un poquito la cantidad para la próxima vez.

La receta la extraje del blog "El puchero de Morguix".

Ingredientes:
- 500 g de harina de fuerza
- 70 g de azúcar glass
- 90 g de mantequilla en pomada
- 120 ml de leche
- 3 huevos
- 1 cucharadita de café de sal
- Un dado de levadura fresca (levital)
- 1 huevo para pintar el brioche
- Azúcar para espolvorear

Preparación:
1. Echamos en el vaso la leche, los huevos y el azúcar glass. Inicialmente batimos unos cinco segundos a Velocidad 4 y posteriormente programamos 2 min, 37º, Velocidad 2
2. Añadimos la harina y la levadura y amasamos con vaso cerrado, 4 min, velocidad espiga. 
En este punto yo tuve un problemilla, ya que tenía la levadura congelada y se me ocurrió descongelarla en el micro. Se me hizo líquida enseguida! no os lo recomiendo :p en cualquier caso funcionó igual aunque le puse cubito y medio por si acaso
3. Agregamos la mantequilla y la sal y programamos vaso cerrado, 5 min, velocidad espiga.
4. Dejamos levar la masa dentro del vaso. Inicialmente puede parecer que no sube, pero dejando pasar un par de horas veremos cómo llega a asomar por el bocal
5. Sacamos la masa, le sacamos el aire y procedemos a montar el brioche. 
6. Cogemos un molde redondo desmontable, o lo que prefiráis y lo untamos para asegurarnos que el brioche no se pegará
7. Formamos una bola más grande y la ponemos en el centro del molde. Para manipular la masa nos pondremos un poco de aceite en las manos, pues pega un poco
8. Posteriormente formaremos bolas más pequeñas que iremos poniendo alrededor de la bola central. A algunas de ellas les puse un poco de chocolate dentro, negro y blanco :) lo recomiendo 100%
9. Volvemos a dejar levar la masa. Aunque creamos que no, seguirá subiendo!! y quedará perfecta dentro del molde, ocupando su lugar
10. Pintamos con huevo batido, espolvoreamos con azúcar y añadimos lo que nos apetezca. Yo puse unos fideos de chocolate que añadí casi al final del horneado
11. Ponemos el horno a 180º y horneamos durante 20-25 min, tapando con papel de aluminio si vemos que empieza a dorarse mucho (a mí me pasó)


Como resultado un bollo tiernísimo, delicioso, nada empalagoso y que entra solito! Además cunde un montón y se conserva bien durante varios días :)

Comentarios